DIV07

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Séptima División del Ejército Nacional -   Medios Informativos -   NOTICIAS -   Desmovilizado del ELN está convencido que el diálogo es el camino para alcanzar una paz tranquila y duradera

Fin barra de navegación de las migas


Desmovilizado del ELN está convencido que el diálogo es el camino para alcanzar una paz tranquila y duradera

Construí mi vida en la guerra, metido dentro de la selva

11 de julio de 2016

Medellín 11 de julio de 2016 Evelio desmovilizado del ELN es consciente luego de 4 años en libertad, de que el primer paso para alcanzar una paz tranquila y duradera es a través del dialogo. Yo estoy de acuerdo con que todo el mundo se siente y que los problemas se resuelvan dialogando, que no suenen más los fusiles contra otros humanos en nuestro país ni en ninguna parte.
La guerra le ha dejado heridas imborrables, dice Evelio después de 4 años de su desmovilización, su paso por el grupo guerrillero lo llevó hasta la jefatura política del frente de Guerra Darío Ramírez Castro del ELN. Cuenta que su vida ha sido de experimentos, pero la música, especialmente la guitarra ha sido su única verdad desde sus 12 años, no he sido un profesional, pero las condiciones me las he conquistado con esfuerzo, mirando a otros que saben y entonces copiándoles, ósea la escuela de la vida, así le he llamado yo. Su amor por su instrumento musical lo tiene desde su infancia, sin embargo, solo después de regresar a la libertad comprendió su significado. Según él, al interior del ELN se limitaba a llevar mensajes llenos de odio, sus contenidos incitaban a la violencia, mientras que en la legalidad empezó a fluir, toda la vida yo he sentido la guitarra adherida a mí, mi primera señora y fiel compañera, la guitarra, y solo hasta estos momentos que he podido experimentarlo en la legalidad, es que sé que esa guitarra me da muchas cosas bonitas y más me enamoro de ella. Aunque sus letras continúan cargadas de contenido social, Evelio asegura que en esta historia que ha empezado a escribir 4 años atrás, sus letras son una invitación a reflexionar, reaccionar y pensar que el futuro no es la guerra que puede ser cantando que algún día yo le voy a llegar a la gente, con mis letras, con las armonías que yo le saco a la guitarra, y le voy a decir a la gente no es que nos vamos arrodillar todo mundo a lo que quieran hacer con nosotros, pero no es con la violencia que lo vamos a conseguir, tenemos es que educarnos para hacer alguien en la vida, preparándonos para la paz y no para la guerra.
Hablar de su música sin recordar aquellos sucesos que lo inspiran parece ser una odisea, mirar atrás es doloroso y lo hace saber, son varios episodios que quisiera borrar de su mente y corazón, pero como él dice, la historia está escrita y lo único que queda es construir una nueva. Una de sus mayores crisis al interior del grupo armado ilegal, fue cuando su compañera sentimental, decidió abortar, yo tenía mi pareja y un día decidió no tener el hijo que estaba en su vientre, que era mi hijo, tomó la decisión de abortar, es una secuela inolvidable. Cuando se habla de derechos y deberes alguno de los compañeros debió de haberme apoyado y haberla convencido para que no tomará la decisión y fue todo lo contrario, de una le hicieron el degrado, fuera, son cosas que lastiman. Su ilusión de ser padre se cumplió años después, pero el final tampoco es alentador, según sus cuentas, sus hijos hoy en día deben tener, 14 y 6 años de edad. En la guerra se me dio la oportunidad de ser padre, desde allá yo tengo dos niños, en el momento no sé dónde están, esa es una de las huellas imborrables de la guerra, porque es muy duro, que uno sepa que tiene un ser querido, que es de su propia sangre y que esta tan ausente, que no sabe si lo volverá a encontrarlo algún día, aunque esa es la esperanza.
Entre risas y con la convicción de haber tomado la mejor decisión, Evelio afirma que nunca pensó que el arte de la música se convirtiera en un medio de vida es que mire, yo puedo trabajar construcción, yo puedo trabajar miles de cosas, pero yo no me desprendo de los instrumentos, así yo llegue cansado a mi habitación, yo no dejo de coger el instrumento y empezar a ejecutarlo, se volvió parte de mi vida, yo creo que yo le hago falta a mi guitarra.
Cuenta Evelio que la desmovilización, el programa nacional liderado por el Ministerio de Defensa, es la mejor manera de mostrar lo que realmente dice y quiere el corazón, sus ideales siguen intactos sin embargo la manera de conseguirlos ha cambiado. La mejor forma de decir es hacer, no es decir quiero la paz, sino vamos a construirla, querer es poder, pero sino se hace sino que se dice, no es nada, vamos a construirla. Su historia está trazada por dos decisiones que han marcado su experiencia de vida en un antes y un después, recuerda como hace más de dos décadas tomaba una de las decisiones que transformarían su vida por completo, ingresar a un grupo armado ilegal esa carreta a uno lo iba convenciendo, hasta el punto de decir eso es una realidad y empecé a engrosar las filas del ELN. Construí mi propia historia en la guerra, metido dentro de la selva. Fueron 24 años fortaleciendo su política revolucionaria, según él la más difícil, la de persuadir y convencer, pero fue precisamente por esos principios que en el año 2012 decidió escribir una nueva historia, había quienes violaban esos principios y hacían cosas erróneas y eso va carcomiendo, y uno siente que se va desviando la realidad, entonces eso desgasta, yo personalmente dije ya no mas. Viejo, cansado, entregando toda mi juventud a la lucha y que estén sucediendo estas cosas, no eran compatibles y no debía continuar.
La Séptima División del Ejército Nacional registra en lo que va corrido del año un incremento de 22% en las desmovilizaciones. Mientras el año anterior, a la fecha se registraba 56 desmovilizados, en el 2016 se han entregado voluntariamente 75 guerrilleros, 25 de ellos menores de edad. El ELN pasó de 21 a 38 desmovilizaciones.
COMPARTIR

Calle 50 No. 76 - 126
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
atencionciudadanoejc@ejercito.mil.co