DIV07

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Séptima División del Ejército Nacional -   Medios Informativos -   NOTICIAS -   Soldados de la Decimoprimera Brigada discapacitados por secuelas de la guerra luchan por la vida a través del deporte

Fin barra de navegación de las migas


Soldados de la Decimoprimera Brigada discapacitados por secuelas de la guerra luchan por la vida a través del deporte

06 de febrero de 2012

Las secuelas de la guerra están marcadas en los cuerpos de un grupo de militares que perdieron una parte en combates. Hoy, a través del deporte estas personas empiezan a borrar el dolor de no estar completos y a demostrar que son común y corrientes, que no tienen ningún limitante, pues se le miden a lo que sea. El Club Nuevo Vivir, es el nombre que estos héroes de la patria le dieron a su organización, la cual conformó un grupo interdisciplinario de la Brigada XI el año anterior, que está integrado por médicos de las diferentes áreas, sicólogos, fisioterapeutas y deportistas.
Son 23 hombres y una mujer los miembros del club, quienes se reúnen tres veces a la semana en la Brigada XI para practicar rigurosamente en la piscina, de la mano de Sandra Montes Mora, su entrenadora deportiva y la fisioterapeuta Belén Olivares.
El objetivo es que estas personas, quienes han perdido una pierna, un ojo, varios dedos, la movilidad total de un miembro de su cuerpo y algunos tienen problemas sicológicos, hagan parte de la liga deportiva de la Brigada XI. Ellos actualmente practican waterpolo y voleibol sentados.
Luis García, tiene 29 años y reside en el sector San José de Chocolate, perteneciente al corregimiento Los Garzones. En el año 2005, cuando hacía parte de la Operación Fortaleza, que tenía el objetivo de rescatar en los Montes de María a Fernando Araujo, cayó en un campo minado y perdió el miembro inferior derecho. Yo hace cuatro años compré una bicicleta y me puse a necear, primero me daba miedo, pero ya le cogí el hilo. Yo me vengo desde mi casa en la bicicleta hasta la Brigada y en ese recorrido me demoro una hora. Este club nos ha ayudado a salir adelante, pues yo el año anterior me gradué de bachiller y mi meta es seguir en la universidad, expresó.
Nelly Pinto Romero, tiene 25 años y es la única mujer del grupo, a diferencia de los demás no es militar, pero desde hace cinco años está casada con un sargento.
Con una sonrisa que no se borra de su cara, Nelly manifestó que cuando tenía 6 años, fue arrollada por una tracto mula que le destrozó completamente la pierna derecha.

Yo le doy gracias a Dios porque nunca he sentido complejo, pero no me gusta que la gente me diga venga y le ayudo, porque yo no estoy discapacitada. Yo manejo bicicleta, soy estilista, bailo, lavo, plancho, cocino, corro, juego baloncesto, nado y hago muchas cosas más, manifestó.
Nelly Pinto Romero dijo que lo más importante es que el grupo les enseña a las demás personas a que no los vean como discapacitados, a que los miren como personas normales, sin preguntar qué les pasó, lo cual es muy incómodo.

Así como esta historia heroica hay muchas de soldados que a pesar de la guerra con huellas en su vida y en su cuerpo siguen luchando por sonreír y comprender que la causa es justa y cada herida es la certeza que un colombiano pudo estar seguro y con vida en el país porque la causa siempre será Colombia.
COMPARTIR

Calle 50 No. 76 - 126
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
atencionciudadanoejc@ejercito.mil.co

Numero de visitas: 96.973