DIV07

Los civiles gozaron siendo soldados por un instante

27 de febrero de 2008

- La jornada era para acercar a las instituciones militares a la comunidad.

- Los militares descrestaron con su tecnología, armas y especialidades.

- Las Fuerzas Militares se tomaron un centro comercial de Medellín.
Sin tiempo que perder se subió al helicóptero de la Fuerza Aérea y tomó los controles. Aunque la aeronave no despegó, durante 10 minutos el chico de seis años voló en su imaginación convertido en un piloto de combate.

Pero la misión del pequeño Juan Fernando Arbeláez no terminó en la aeronave estacionada en el tercer piso del centro comercial Premium Plaza. En el primer piso lo esperaba una lancha artillada de la Armada Nacional tipo piraña.

Con la curiosidad infantil como único entrenamiento el niño abordó la nave y la recorrió. Hasta que su mirada se detuvo en una ametralladora de alto poder instalada en su superficie, de esas que solo había visto en las películas de acción que tanto le gustan.

No solo la observó, sino que también la pudo tocar y jugar con ella. Entonces ya no fue piloto sino un artillero de la Armada, mientras posaba feliz para la foto de recuerdo.

"Que chévere esa lanchota, pero también muy bacano el helicóptero", atinó a decir cuando terminó su misión a bordó.

Mientras los niños jugaban a ser soldados, muchos adultos se recrearon con las explicaciones que los militares daban a quienes convirtieron su día de compras en una jornada de acercamiento a las instituciones militares.

Con esa idea, la de mostrar a la comunidad que más allá de la rudeza que proyectan, las armas letales y los uniformes, los militares son personas de carne y hueso que desempeñaban un servicio sacrificado por la sociedad, las Fuerzas Militares desembarcaron en el centro comercial.

Allí llegaron con su armamento sofisticado, camuflados, vehículos y tecnología militar para descrestar a grandes y chicos, pero en especial, para compartir con la gente sus experiencias de vida y la complejidad de su trabajo en medio del conflicto.

Por esta razón los visitantes que durante el fin de semana visitaron el centro comercial se encontraron en sus corredores con los camiones del Ejército, el helicóptero de la Fuerza Aérea y las lanchas de la Armada Nacional, los tres componentes de las Fuerzas Militares.

Descrestaron
En varios stands pudieron conocer las distintas especialidades de la milicia. En cada uno de los módulos, recibieron información y pudieron preguntarle a los militares por su labor, armamento y equipos.

Así fue como muchas personas que nunca habían estado cerca de equipo militar entendieron la diferencia entre una ametralladora y un fusil de alta precisión, una arma corta y de largo alcance. También supieron que hay desde expertos combatientes hasta ingenieros militares.

Todos pudieron saciar su curiosidad. ¿Qué es esta bala tan inmensa... un misil?, preguntó un señor de edad. Cinco minutos después de la explicación de un soldado el hombre se fue sabiendo que ese proyectil era una granada para mortero.

También fue la oportunidad para ver la última tecnología militar. Los grupos especiales descrestaron con su armamento, pero también con equipos de visión nocturna, ojos biónicos (cámaras dentro de una esfera para ver sitios a distancia), oídos biónicos, elementos que muchos vieron por primera vez o creían de ciencia ficción.

Los más curiosos se dieron el gusto de tener conocer las últimas armas, tenerlas en sus manos, sentirse soldados por un instante y llevarse una foto de recuerdo.

El contacto también sirvió para acerca a los "civiles" a las fuerzas Militares creadas para su protección. Así lo fue para Henry Arbeláez, el padre del niño que fue piloto y de la marina el mismo día. "Es una actividad muy positiva que muestra la cara amable de los militares que enseña a valorar su trabajo tan sacrificado, aún a costa de sus vidas".

La opinión
“Me pareció muy positiva la exposición de los militares. Los vimos y supimos más sobre su trabajo, uno siempre los ve muy duros, pero así tienen que ser para defender al país. Ellos son héroes que dan hasta la vida”.

Liliana Arce, visitante de la exposición militar.
“Fue una actividad muy buena, muchas personas que no sabían nada de las Fuerzas Militares se llevaron una buena imagen. Otras nos agradecieron el sacrificio y eso para uno es importante porque sentimos el apoyo”.
Cabo segundo Óscar Ospina González
COMPARTIR

Calle 50 No. 76 - 126
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
atencionciudadanoejc@ejercito.mil.co

Numero de visitas: 65.697