DIV07

La difícil defensa de la democracia

30 de marzo de 2007

Quieren dañar la figura del general Montoya y el prestigio del Ejército.
Todo puede permitir el sistema democrático, menos que se utilicen las libertades que concede para destruirlo. Este precepto de lógica política se desdeña o se olvida con inusitada frecuencia en las democracias débiles, asediadas muchas veces como en Colombia por fuerzas insurgentes y delincuenciales, que hallan en la misma sociedad aliados de circunstancias, no necesariamente favorables a los fines sediciosos, pero que en diversas formas contribuyen a la desestabilización de los gobiernos legítimos.

La democracia resulta vulnerable si no logra los fines supremos del Estado, resumibles en el bien común, la justicia actuante e imparcial, el equilibrio social entre las desigualdades y la existencia armónica de ciudadanos conscientes de los beneficios de la libertad y el derecho.

El caso del general Mario Montoya Uribe, comandante del Ejército, es ejemplo elocuente del costo que representa la defensa de la democracia. Oficial de selección desde sus primeros pasos en la carrera militar, avanzó hacia la cúspide de la autoridad y el mando en recorrido impecable, distinguido por el éxito en los diversos cargos que le correspondió desempeñar, muchas veces en el ojo del huracán desatado por las fuerzas de ruptura del crimen disfrazado de insurgencia revolucionaria o de una contrainsurgencia tan criminal como la que alega combatir.

Alcanzado con sobrados méritos el Comando de su Fuerza Terrestre, se convierte en objetivo de agrupaciones políticas de diverso orden e intenciones. Organizaciones no gubernamentales bien conocidas, fuerzas oposicionistas radicales, periodismo en desaforada búsqueda de espectacularidad y ávido de magnificar situaciones de normal ocurrencia, cuando no de prestar oídos a la calumnia y sin verificación alguna convertirla en noticia, pretenden desfigurar su figura y socavar su prestigio y el del Ejército que comanda con brillantez, dedicación total y sentido de compromiso con las instituciones legítimas y la sociedad que gobiernan.

Sin el logro de tales propósitos en el ejercicio de su cargo actual, escarban el pasado en busca de actuaciones suyas frente a los desafíos que acompañan a todo comandante en áreas críticas del conflicto armado. Se resucita así la operación 'Orión', concebida para el rescate de la Comuna 13 de Medellín, auténtico campo de batalla entre las milicias de las Farc y las Autodefensas al servicio del narcotráfico. De las sombras surge la acusación de un "testigo" cuya identidad desconocemos, en el cual la agencia receptora de la información no tiene confianza. Es la CIA norteamericana, que prepara un informe sobre esa base endeble. Reconoce falta de credibilidad, pero no puede evitar la filtración a un importante diario de la ciudad de Los Ángeles, de donde se irradia al periodismo norteamericano y universal.

Falla la idoneidad del testigo, la agencia receptora de sus no comprobadas versiones las procesa como es su obligación, pero no llega a conclusiones acusatorias contra el entonces comandante de la Cuarta Brigada en Medellín. La Comuna 13 fue rescatada en enérgica pero equilibrada acción, reconocida en su tiempo por la Gobernación de Antioquia, la sociedad medellinense y la opinión pública nacional. Pero con las acciones exitosas del Ejército, se produce en forma larvada la metamorfosis desfigurante, en busca de despojarla del triunfo y convertirlo en crítica rebuscada y acerba.

Qué mejor pretexto que confundir a 'Orión' con el penumbroso desarrollo de la 'parapolítica', sugiriendo la alianza del comandante de la Cuarta Brigada con el segmento paramilitar que libraba la tenebrosa batalla contra las Farc, siendo así que en la confusión reinante no existía identificación posible entre los contendientes. La defensa del General, digna y erguida, ha sido respaldada por el Alto Gobierno y la propia embajada estadounidense, que le ha pedido excusas. ¿Qué se urdirá ahora contra él?
COMPARTIR

Calle 50 No. 76 - 126
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
atencionciudadanoejc@ejercito.mil.co