DIV07

Testimonio de un desmovilizado

Los protagonistas de esta historia real iniciaran su proceso de reintegración, recibirán los beneficios que el estado ofrece a quienes deciden cambiar su vida y reconstruir un nuevo futuro, tanto Alex como Felipe podrán ser parte de los más de 49 mil personas que desde el 2003 han dejado las armas, se han desmovilizados y reintegrado a la vida civil.

28 de julio de 2015

Estaba sin dinero, sin trabajo y los urabeños me ofrecieron de 500 a 600 mil pesos mensuales, yo dije que trabajaba tres años, pero a los 5 meses de estar con ellos pedí permiso para visitar a mi mamá, sin dudarlo manifiesta que fue el error más grande de su vida porque la pesadilla apenas comenzaba.
.Alex un indígena de 18 años nacido en el departamento del Chocó vivía con sus padres y sus hermanos, después de una infortunada decisión debió soportar con tan solo 15 años de edad la persecución de la guerrilla del ELN, la visita a su madre se convirtió en una verdadera angustia, fueron días llenos de miedo, esconderse era su única opción, ya que según varios habitantes del pueblo lo estaban buscando, yo estaba con mi hermano y me agarraron, me dijeron quieto, quieto y me alumbraron mi cara con una linterna y dijeron lo queríamos a usted, cuando me cogieron me llevaron para adentro y dure dos días amarrado y luego para el monte, clavaron un palo alto y ahí me amarraron, no me daban comida, dure dos días sin comida , después me llevaron para donde el cabecilla.

Sus padres reclamaban la presencia de su hijo, exigían al grupo armado ilegal que lo dejaran libre, sin embargo, las suplicas de su madre nunca fueron escuchadas. La vida de Alex había cambiado, un error lo había rodeado de armas, caminatas largas, siembra de minas antipersona y combates. Este joven de 18 años explica como él y su grupo

guerrillero lograban salir avante de los enfrentamientos, si era con el Ejército nos poníamos el camuflado, si era con la policía nos poníamos camisas verdes y si habían civiles nos poníamos ropa como cualquier campesino, recuerdo un día en que logramos entrar a una vivienda, cambiarnos, guardar las armas y el Ejército no pudo hacer nada, estábamos de civil.

Los días pasaban y Alex solo pensaba en como escapar de aquella estructura que siendo menor de edad se lo había llevado a la fuerza, desde un principio lo sentenciaron a muerte, solo tenía un camino para seguir con vida, pertenecer al grupo armado ilegal, me dijeron entonces usted va a entrar con nosotros, y yo dije que no, y me respondieron si usted no entra ahora mismo lo matamos, entonces por eso yo dije que si y yo preguntaba a los cuantos años me dejan salir y me dijeron que no tenía años, es hasta que muera en la guerrilla.

Durante su infancia Alex vivió en su hogar con su familia y un primo, él se convirtió en su mejor amigo, en su compinche, todo lo hacían juntos, estudiar, jugar y trabajar, cuenta este joven que cuando llegaba la paga por algún trabajo, se dividían el dinero, tenían una relación estrecha, incluso agrega que Felipe su primo se había convertido como en un hermano.

Fueron más de dos años y medio en los que la familia de Alex esperó alguna señal de vida, la madre de este joven preguntaba una y mil veces por su hijo pero nadie daba razón mi mama pensó que yo estaba muerto porque ella le preguntaba a la guerrilla que pasaba por el rancho y no sabían nada porque en la guerrilla le cambian a uno el nombre, ante la angustia y la incertidumbre del destino de Alex, su primo, su fiel compañero de vida decidió ingresar a la guerrilla para descubrir por sus propios medios el paradero de quien había sido su cómplice.

Fueron 8 meses perteneciendo al ELN y cuando sentía perder las esperanzas de reencontrarse con Alex su primo, pasó lo impensado, el cabecilla del frente Resistencia Cimarrón, reunió todas sus estructuras, todos estaban enfilados y a lo lejos Alex y Felipe se vieron después de largos meses de espera, a mí me pregunto mi primo esta duro, hay primo esta duro, si usted no dispara lo regañan, lo sancionan, y ahí mi primo me dijo vamos a volarnos.

Fueron tres meses estudiando cuidadosamente cada uno de los movimientos, tres meses añorando la libertad, tres meses que según él fueron los más largos de su vida, tres meses que significaron un nuevo comienzo, todo estaba calculado, un miércoles se iban a escapar, entre sus planes se encontraba la compañera sentimental de Alex , sin embargo, el destino parecía jugarles una mala pasada, sin saberlo el cabecilla estaba a punto de frustar la fuga de una de sus integrantes, ordenó que Jessica la mujer de Alex debía relevar su cargo con otra persona el comandante de abajo dijo, esta pelada vamos a cambiarla, la compañera va para abajo y van a mandar otra para acá, vamos a cambiar, entonces a ella la llevaron para abajo, y al otro día nosotros nos volamos, debieron caminar día y noche, sin linterna, bajo la lluvia, el terreno lo conocían como la palma de su mano, la ruta estaba dibujado en sus mentes, faltaba poco para llegar al camino que los llevaría a la libertad.
COMPARTIR

Calle 50 No. 76 - 126
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
atencionciudadanoejc@ejercito.mil.co