DIV07

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Septima División del Ejército Nacional -   Medios Informativos -   NOTICIAS -   En Medellín es reactivado Batallón de Policía Militar No. 4

Fin barra de navegación de las migas


En Medellín es reactivado Batallón de Policía Militar No. 4
El evento estuvo presidido por el señor Brigadier General Sergio Mantilla Sanmiguel, Comandante del Comando Conjunto del Caribe del Ejército Nacional, en compañía del señor Brigadier General Alberto José Mejía Ferrero, Comandante de la Cuarta Brigada Brigada, autoridades civiles, eclesiásticas y de policía.
El Batallón de Policía Militar estará al mando del señor el señor Teniente Coronel David Leonardo Gómez Pulido, tendrá inicialmente su puesto de mando en el Batallón de Ingenieros No. 4 “Pedro Nel Ospina”, mientras culmina la construcción de sus instalaciones en el barrio Buenos Aires de la Ciudad de Medellín y con sus 2.000 hombres, tendrá la misión de seguir propinando importantes golpes a los grupos delincuenciales que delinquen en el casco urbano y brindar la seguridad a sus habitantes.

Y con la reactivación de esta Unidad Táctica, el Comando del Ejército decide respaldar y premiar nuevamente a los Antioqueños en ese compromiso inquebrantable de vencer a los violentos y proyectar a Antioquia, como la tierra de todos; siempre al cuidado y el manto protector de la Virgen y del Soldado de Policía Militar en el que su única consigna desde que se levanta, en vela, y hasta que se acuesta; mantener la LEY Y EL ORDEN.

HISTORIA:

Hacia el año de 1977 el Comando General de las Fuerzas Militares mediante Directiva Transitoria 0050, ordena al Comando del Ejército crear Batallones de Policía Militar en las Ciudades de Bogotá, Barranquilla y Medellín.

Se determina entonces la creación del Batallón de Policía Militar en la Ciudad de Medellín.

Se adelantan todas las asignaciones tanto presupuestales, como de personal, y se asigna a los Señores Capitán JAIME MILAGRO PEREZ VILLA REAL y Subteniente ALVARO BONILLA GARCIA, para que inicien la estructuración de la Unidad Táctica. Como caso curioso es a través de esta asignación de personal, cuando aparece por primera vez en un documento oficial el nombre del Batallón de Policía Militar Nro. 4 y adscrito a la Cuarta Brigada, inicia entonces su conformación. Lo integra una Unidad Fundamental, y posteriormente es apoyada con una Unidad Fundamental traída desde el municipio de Melgar, de igual manera recibe el apoyo de Unidades Fundamentales del Cuarto Contingente de 1977 de las Brigadas Quinta, Sexta, Séptima, Octava y Novena.

El día 06 de Julio de 1978, El Señor Teniente Coronel NORMAN ECHEVERRY CARDONA, asume el mando de la Unidad y se constituye en su primer Comandante.

Para ese entonces la Unidad asume el control de la Ciudad de Medellín, y ejecuta acciones de control militar de área urbana en las elecciones presidenciales de ese entonces obteniendo excelentes resultados en el desarrollo de las mismas en lo que respecta a la tranquilidad ciudadana y ejercicio de las libertades y de la democracia en los habitantes de la Ciudad de Medellín.

En el año de 1995, mediante disposición 011 de 1995, el Comando del Ejército le da el nombre al Batallón de Policía Militar Nro.4, como Batallón de Policía Militar Nro.4 Ciudad de Medellín. La connotación no podría ser más obvia y así lo considero el Ejército; reconocer y pagar con afecto y sentimiento al pueblo Antioqueño; su admiración, aprecio, respeto y apego por el Soldado de la Patria. De aquí salieron hombres gloriosos que aun escriben la historia, General JOSE MARIA CORDOVA, ATANASIO GIRARDOT, entre otros, y aun, actualmente muchos hombres, y empresas laboriosas Antioqueñas construyen el progreso y jalonan el desarrollo del pueblo Colombiano.

De las épocas tristes para los habitantes de la Ciudad, finales de los ochenta y principios de los noventa cuando la era aciaga del narcotráfico que logro penetrar las más altas esferas de la sociedad colombiana. Violencia desenfrenada, sin cuartel, indiscriminada, de terror absoluto, de carro bombas y amenazas de todo tipo, en la que nadie parecía estar a salvo. Nadie parecía inmune. Los Soldados por momentos parecían luchar solos. Todo el mundo estaba atemorizado. Nadie denunciaba, el temor era generalizado. Pero la consigna era ganar y no a cualquier precio. Obrar dentro de la constitución y la ley era el formato para vencer a los violentos. Ganar la credibilidad y confianza de los antioqueños fue tal vez la tarea más difícil. Allí se hacían fuertes e indestronables los delincuentes, la intimidación una herramienta que bien conocen y utilizan los delincuentes; pero allí también podría estar la fortaleza de las autoridades, y como hacerlo. Ese fue su mayor reto. Generar confianza y credibilidad. Respeto a la ley. Obrar y actuar de acuerdo a los postulados y doctrina. Mostrar transparencia y eficacia.

Y es que para un Soldado, cualquiera sea el grado, conformar una Unidad de Policía Militar, es el mayor Honor. No hay otro mayor. A nadie que no tenga las calidades morales, personales y profesionales se les delega para que sirva de árbitro de su propia fuerza.

Un Soldado Policía Militar está en toda la facultad de hacer la observación a otro Soldado, o Superior sobre cualquier conducta que considere no está acorde con su uniforme, porte o presencia en lugar alguno. Tiene la facultad para retener o conducir a cualquier miembro de las Fuerzas Militares que actué de manera desobligante con sus compañeros o ante lo población civil. Es un garante de las libertades, y su autoridad es máxima dentro de la Ley y el Respeto.

En ocasiones; en que las condiciones de orden público o de violencia, desbordan los primeros controles de la autoridad; la Policía Militar actúa de manera directa. Su formación profesional y entrenamiento en el control de multitudes desenfrenadas. El ataque directo de delincuentes que sin ningún asomo, ni código actúan violentamente contra las comunidades generando en muchos casos terror y muerte; son controladas y enfrentadas por la Policía Militar, de tal manera que la protección de la población civil debe ser su premisa y su primera consigna, pero sin que por ello no se logre la captura o neutralización de los delincuentes.

Hoy por hoy; las Unidades de Policía Militar son muy apreciadas, queridas y respaldadas por las comunidades pobres, desamparadas y marginadas, también las ricas. Las aprecian por su componente de autoridad y de decencia; y porque no temen enfrentar la amenaza y la intimidación de las bandas delincuenciales, combos, y mafias que tratan de enquistarse aprovechando el temor natural de las gentes buenas.

Su pericia, coraje y arrojo, con un alto grado de entrenamiento han demostrado que para el delincuente su mayor temor es enfrentar a la Policía Militar, y para el ciudadano amenazado y desamparado ante la acción delincuencial; la presencia del Soldado de Policía Militar es la de un amigo y un ángel que está dispuesto a dar su vida por la de él.

Particularmente; el Batallón de Policía Militar para la época del año 1978 al 2000, fue reconocido por propios y extraños como una de las Unidades insignes, y fue condecorada su Bandera de Guerra, con las Medallas, RICARDO OLANO, de la Alcaldía de Medellín, Y ESTRELLA DE ANTIOQUIA, máxima distinción del Departamento.

Ante la arremetida de la ola delincuencial en el país, y particularmente en la Ciudad de Medellín, las autoridades habían gestionado desde tiempos anteriores su reactivación; y ahora es un hecho.


“POLICÍA MILITAR; DIAFANOS Y TRANSPARENTES SIEMPRE”



COMPARTIR

Calle 50 No. 76 - 126
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
atencionciudadanoejc@ejercito.mil.co