DIV07

Ingenieros duchos en el arte de salvar vidas
EL BATALLÓN DE Ingenieros Pedro Nel Ospina está de celebración y por este motivo recibió un regalo mejor que una torta: un Centro de Investigaciones de Artefactos, Minas y Explosivos
Por las minas antipersona han muerto en Colombia soldados, perros adiestrados y miles de civiles a lo largo de décadas de guerra.

Este sólo año, según datos del Observatorio de Minas de la Vicepresidencia de la República, han perdido la vida 430 personas y han sufrido heridas más de mil. Y Antioquia es el departamento más afectado con esta arma de lucha.

Por eso, los 863 millones de pesos que invirtieron la Alcaldía de Medellín y la Gobernación en el Centro de Investigación de Minas y Artefactos Explosivos -Ciname-, construido en el Batallón de Ingenieros de Combate No.4 Pedro Nel Ospina, de Bello, y que se inaugura hoy, tienen plena justificación.

Y para el teniente coronel Diego Luis Villegas, comandante de esta unidad, no pudo ser mejor el regalo de celebración de los 194 años del Día del Ingeniero Militar, pues en esta moderna edificación, él avizora que se inicia una nueva etapa en la lucha contra este flagelo.

"Es una estructura que nos permitirá capacitar mejor el personal, intercambiar información en tiempo real con todos los organismos del Estado para estudiar y hacer seguimiento de los accidentes que comprometen a personal civil y militar, actuar en la prevención al personal civil para que no caiga en las regiones donde hay sembrados artefactos, y vamos a estar conectados con organismos como la Universidad de Antioquia y la Gobernación en tiempo real si hay algún accidente", dijo el oficial.

Agradeció la contribución de las autoridades civiles y lo consideró consecuente con la grave situación de Antioquia en materia de campos minados y de víctimas.

Salvar vidas

Uno de los más felices con este moderno centro de capacitación es el sargento segundo Tomás Castillo, quien lleva trece años en el Ejército, todos dedicados a la lucha antiminas y hoy considerado la "biblia" de la ingeniería antiexplosivos en Colombia.

Su regocijo se debe a que Castillo es un apasionado de la causa de salvar vidas y ayudar a las víctimas de las minas y explosivos, y desde el Ciname podrá ofrecerles una mejor capacitación tanto al personal humano que lucha contra el flagelo, como a los binomios -soldado y perro- de la unidad canina que opera en su batallón.

"Los ingenieros militares estamos preparados para construir puentes, carreteras, vías y aeropuertos, pero también para luchar contra las minas y los musex (munición sin explotar que queda en los campos de enfrentamiento), que nos han hecho tanto daño", comentó el militar, que tiene afectada parte de su cuerpo debido a que en sus propias barbas se han activado muchos explosivos.

En las instalaciones del Pedro Nel hay entusiasmo, porque también se inauguran los depósitos Exde y Polvorines, que evitarán accidentes como el ocurrido el año pasado en Buenos Aires, donde murieron seis militares por una explosión.

Y mientras en el cementerio canino sobresalen las lápidas de Brandon, Júnior y Simón, tres perros que murieron buscando minas, Linda, Candela y otros ejemplares vivos reciben entrenamiento para su ejercicio cotidiano de salvar vidas y evitar que las minas exploten y dejen muertos o campesinos mutilados, muchas veces niños que creyeron que se habían encontrado un juguete raro que, de pronto, les estalló en sus manos.



COMPARTIR

Calle 50 No. 76 - 126
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
atencionciudadanoejc@ejercito.mil.co