DIV07

Cristian Camilo despidió al soldado que era su héroe
- Ayer también se sepultó en Campos de Paz al teniente Jonh Caro Cano.

- El militar, de 30 años, fue uno de los tres antioqueños que murió en Caquetá.

- El niño, de seis años, vio en TV la noticia de la muerte de su padre.
"mami ¿por qué mi papá se murió? ¿Y no lo vamos a volver a ver nunca?". Varias veces Cristian Camilo Góez, de seis años, le hizo ayer esa pregunta a su madre, Blanca Lilia Suárez.

Ella, esposa del soldado profesional Belisario Antonio Góez Zapata, no dejó de contestarle lo mismo, a pesar de que sentía que repetir la respuesta la destrozaba por dentro.

"Le conté que su papá estaba en una zona peligrosa, sabe que murió en combates porque vio la noticia por televisión, pero él me ha preguntado varias veces", comentó Blanca, en una de las salas de velación de Villanueva, en el centro de Medellín.

El cadáver llegó allí a la 1:30 de la madrugada de ayer, junto con el del teniente John Wílmar Caro Cano, también muerto con el soldado Góez en combates con guerrilleros del bloque Oriental de las Farc, en Puerto Rico (Meta), los "más intensos" de este año, según el general Guillermo Quiñónez Quiroz, comandante de la Cuarta División del Ejército, y en los que perdieron la vida un total de siete militares.

A pesar de su muerte, Blanca no se arrepiente de haber apoyado a su esposo en la vida militar. "Nunca lo presioné para que se saliera".

El padre de Cristian repetía que vivía feliz por ser militar y que prefería morir en un enfrentamiento y no "en la civil", pero Blanca sabía también que cada que "se iba, él siembre esperaba volver porque decía que nunca iba a dejar de estar con nosotros".

La última vez que escuchó esa promesa fue el 28 de enero pasado, el último de 20 días de descanso, que los pasó con ella y el niño, en su casa en el barrio Santo Domingo Savio.

El juramento no pudo ser cumplido y ayer los padres del soldado y sus tres hermanas ella y su pequeño despidieron a Belisario, un experimentado hombre de combate que pasó 11 de sus 30 años en el Ejército.

Difícil de cumplir
En la sala de velación contigua a la del soldado Góez, la familia del teniente Caro vivía un dolor similar. Su madre Marta Cano, su padre Édgar Caro, y sus hermanas Millerlay y Mayerlin intentaron, sin éxito, no llorar por la muerte del militar.

"Él nos decía que si moría en combate no lo lloráramos porque había muerto en lo que más le gustaba: el Ejército, pero es muy difícil cumplir esa petición", contó Millerlay, quizás la que se veía más fuerte.

Los padres, una pareja de comerciantes, estaban inconsolables, igual que Pilar Jiménez, la novia del militar, y con quien tenía planes de matrimonio.

"Ustedes tienen que saber superar mi muerte", recordó ayer Millerlay que le dijo su hermano, de 27 años y a quien le gustaba "jugar con sus hermanos, como si todavía fuera un niño".

Mientras las dos familias despedían al soldado y al teniente en el panteón de héroes de guerra de la IV Brigada del Ejército en Campos de Paz, sus compañeros de milicia seguían combatiendo en Meta.

En la mañana, el general Quiñónez aseguró que los choques armados dejaban, por lo menos, 30 guerrilleros fuera de combate: 15 muertos y 15 heridos, a quienes les incautaron una ametralladora, nueve fusiles y 12 equipos de campaña.

La opinión

Juan Manuel Santos, “Su sacrificio no puede olvidarse ni puede ser en vano. Ellos han sido héroes y mártires de la libertad y la democracia y, en su nombre, tenemos que continuar con mucho más ahínco”.

General A. Navas, “Desde enero de 2007, la operación Coreguaje ha desarticulado estructuras del bloque Oriental de las Farc en Vistahermosa, La Macarena y Puerto Rico, en Meta, y San José del Guaviare”.



COMPARTIR

Calle 50 No. 76 - 126
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
atencionciudadanoejc@ejercito.mil.co