DIV07

Lo que dejó “Orión”
Cuatro años después de la Operación Orión, los habitantes de la Comuna 13 sienten que aprendieron la lección. A los rumores de posibles rearme de grupos armados, le quieren hacer frente con apoyo de la Fuerza Pública.
Una gran desazón se apodera de doña Ester cuando ve a su nieto de tan sólo ocho años, jugar a los encapuchados con sus amiguitos del barrio.

“Cogen unos palos y juegan a que se están disparando. A mí me da una impresión y me pregunto de dónde aprenderán esas cosas”, dice doña Ester, aunque en el fondo, ella conoce la respuesta.

Los últimos 20 de su vida los ha vivido en el barrio La Independencia 2, en la Comuna 13. Al igual que muchas madres, mujeres, jóvenes, hombres y ancianos, sufrió con la ola de violencia que azotó al sector desde finales de la década de los noventa, y a la que la Fuerza Pública le puso fin hace exactamente cuatro años, en desarrollo de la Operación Orión.

Operativo que marcó un triste precedente en la historia reciente de la ciudad, pero que le permitió a los cerca de 134 mil habitantes de este sector, recuperar la tranquilidad que parecía esquiva.

Actualmente, el panorama en el aspecto de seguridad ha cambiado notablemente. Los únicos camuflados que se ve desfilar son los de la Fuerza Pública, la vida nocturna volvió a florecer hasta en los barrios más encumbrados de la Comuna y la tan anhelada inversión social ya comenzó a llegar.

Esto ha hecho que doña Ester ya no viva con la misma angustia de hace cinco años; sin embargo, su espíritu evidencia las huellas de un conflicto que tardará años en sanar.

La Alcaldía de Medellín, a través de la Secretaría de Gobierno, inició desde hace ya más de un año un proceso de intervención psicosocial con las víctimas del conflicto de la Comuna 13.

En total son 17 grupos de apoyo los que tiene dispuestos este Despacho, de los cuales se benefician aproximadamente 200 personas.

Entre ellas está doña Ester. Su estado emocional luego de la Operación Orión, le obligó a buscar ayuda profesional. “Desde eso yo tomo calmantes.

Es que yo vivía con los nervios destrozados, de 62 kilos rebaje hasta 45”, agrega.

Justo cuando empezaba a creer que los malos recuerdos podían quedar en el olvido, la violencia volvió a tocarla. “A mi hijo y a mi sobrino los mataron el 2 de agosto. Lo que uno se pregunta es cómo no les pasó nada cuando esto estaba bien maluco y sí ahora que estaba dizque más tranquilo”.

La muerte de los dos jóvenes, así como la del líder comunitario Haider Ramírez, encendió las alarmas de las autoridades civiles y militares, quienes “reacomodaron fuerzas” y aumentaron el pie de fuerza, todo con el fin de que los violentos no tengan oportunidad de apoderarse de nuevo del sector.

Sin embargo, según las convicciones de doña Ester, la presencia militar no es suficiente para erradicar un flagelo que parece azotar a un barrio que ella misma ayudó a levantar.

“A uno le da tristeza ver cómo el barrio que entre todos fuimos construyendo sigue con problemas. Aquí hay mucho niños víctimas de la violencia, que crecieron en medio de balaceras y por ellos no se ha hecho nada. Entonces, ¿se imagina cómo van a crecer esos muchachitos?”, dice doña Ester.

Problema del que es consciente la Administración Municipal. “Con los niños de la Comuna 13 poco hemos hecho. Por esos, vamos a arrancar con otros grupos de atención para 200 personas y 100 niños”, declara Jaime Bustamante, de la Secretaría de Gobierno.

Lecciones aprendidas

Si bien es cierto que los últimos sucesos lograron perturbar en parte la tranquilidad en la Comuna 13, también lo es que sus habitantes aprendieron que el miedo se enfrenta mejor de forma conjunta.

“Nosotros le teníamos mucho miedo a la sacada de esa gente, pero vea que sí se pudo y ahora estamos viviendo muy bueno. El chisme (sic) es que se están metiendo otra vez, pero si quiera está el Ejército por aquí todos los días”, señala una residente de El Salado.

“Si una enseñanza nos dejó la Operación Orión, así como la muerte de Haider, es que el trabajo por la comunidad no se puede dejar amedrentar.

¿Qué si sentimos temor?, sí, lo sentimos, pero por la memoria de nuestro líder, nos vamos a unir mucho más, porque la Comuna 13 merece un mejor futuro”, exclama a su vez un líder comunitario, que pidió reserva de su nombre.



COMPARTIR

Calle 50 No. 76 - 126
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
atencionciudadanoejc@ejercito.mil.co